PROYECTO MÁS AGUA

 

A partir del programa piloto del 2013-2014 en que se trabajó en 5 has de vegas degradadas con comuneros pertenecientes a las comunidades de Huaytane y Villablanca, más lo realizado en el período 2014-2015 en que se incorporaron 49 hectáreas de vegas en degradación trabajadas principalmente en las comunidades de Cancosa y en menor grado en la Comunidad de Collacagüa, durante el periodo 2015-2016 se sumaron 49,5 hectáreas trabajando con comunidades de Copaquire, Laguna del Huasco y Chalvire, a lo cual podemos constatar entre otros aprendizajes, que el manejo de vegas asociados a gestión del agua, avanza como una especie de siembra en un tema o mejor dicho, en una práctica cultural, costumbre o tradición, que iba perdiendo fuerza en las comunidades; se trataba de una especie de fruto que aunque persiste en los territorios, es cada vez menos usado o practicado. ¿La razón? Observamos dos:

  • Disminución del agua, ya sea por el efecto acumulativo de períodos de menor lluvia, pérdida de vertientes, disminución de aguas-nieves, en general se trata de razones asociadas a cambios en el clima y,
  • Pérdida de tradiciones, en este caso, pérdida de la tradición de manejar vegas o bofedales lo que repercute en que el agua disponible, se pierde; ambas variables se unen y deriva de aquello la pérdida de sistemas naturales de vegas y bofedales, que se caracteriza entre otros aspectos por ser verdaderos reservorios de agua.

Entre los períodos 2013 y hasta mediados del 2017, el programa ha intervenido en 150,5 hectáreas de bofedales. A este periodo, es al que a modo de aprendizaje llamamos el período de siembra. A partir del período 2017-2018 estimamos que el programa podrá intervenir en otras 50 hectáreas, a partir de lo cosechado entre los períodos Agosto 2013 – Julio 2018.

A los resultados asociados a estos trabajos de manejo en vegas o bofedales, le llamamos cosecha. De esta forma, todos los comuneros con que se habrá trabajado hasta medidos del 2016, habrán cosechado en sus sectores, vegas recuperadas o en vías de estarlos, optimización del agua (disminución de las pérdidas asociada a falta de manejo), mejoramiento de forraje, y mejores condiciones de alimentación para el ganado camélido (llamas y alpacas) de toda la comunidad.

Una de las prácticas ancestrales más destacadas de los Pueblos Andinos, es el manejo de bofedales; éste, que usa técnicas de champeo, canalización, construcción de pequeños diques entre otros, se utilizan para optimizar el uso del agua, preservar sus fuentes y, que cumpla con la función principal de mantener adecuadamente irrigado el bofedal; todo, con el propósito de que el ganado de llamas, alpacas y la vida silvestre en general, cuenten con una buena fuente de alimentos y hábitat natural.

A qué se dedica el Proyecto Más Agua

Sin embargo, con el paso del tiempo, esto que en la actualidad hemos denominado Manejo de vegas y bofedales en base a técnicas ancestrales ha generado, además, una serie de beneficios ambientales; a contar: permite la existencia de una rica diversidad de flora y fauna silvestres, y constituyen, en la actualidad, un buen indicador referido a las fuentes de aguas continentales en cabeceras de cuencas, entre las características más destacadas.

En esencia nuestro proyecto busca contribuir a dimensionar y valorar la multiplicidad de beneficios culturales, económicos y ambientales entre otros, que desencadena la práctica ancestral de la gestión del agua en humedales de la Puna y, cuyos impactos positivos se generan en el corto plazo y perduran en el tiempo.

La Corporación de Estudios y Desarrollo Norte Grande es una Organización de Derecho Privado Sin Ánimo de Lucro fundado en 1992 en la Ciudad de Arica, Norte de Chile.

Creada en 1994, enfocada en producir cambios a gran escala para el desarrollo sostenible mediante la construcción de procesos de colaboración entre actores de distintos sectores.

Equipo

QUIERES TRABAJAR CON NOSOTROS